Depresión Posparto: El infaltable archienemigo

Actualizado: ago 19

Josefa Vásquez - Psicóloga


“Amar es cuidar, así de simple, así de profundo”


Ahí estás con algunos episodios de llanto, cansancio extremo y algo de insomnio. Pero ¿De qué se trata este archienemigo eterno de la maternidad?


La depresión postparto o DPP, se enmarca dentro de la categoría de los Trastornos depresivos, con la particularidad de que se constituye como cuadro clínico con posterioridad al proceso de parto. No obstante, comprensivamente, podemos entender esta serie de cambios en tu vida como un corto período en el que has tenido que aprender a ser mamá, considerando los cuidados permanentes que requiere tu bebé. Cabe señalar que, no toda tristeza tras el parto implica que tienes depresión postparto, y que, de constituir un cuadro clínico, se requiere intervención en salud mental, entendiendo que es esperable que un número no menor de mujeres pasen por esta experiencia tras iniciada la crisis normativa que trae la maternidad.

Por esto, es esperable que sientas emociones ambiguas, en donde la tristeza suele ser foco de culpa y preocupación. Sin embargo, es prácticamente inevitable que te sientas triste e irritada en algún momento posterior al parto, cuando esa escena mágica de recibir al bebé en los propios brazos, rodeada de personas significativas emocionadas, queda atrás, y en su lugar, hay un pequeño ser que demanda atención 24/7.


Dato Crownie: Esta tristeza suele durar un par de semanas hasta generar hábito; no obstante, un porcentaje de mujeres ve intensificado su desánimo, lo que lleva a hipotetizar la DPP. Estos episodios tienen mayor incidencia durante el primer trimestre posterior al parto y su duración no tiende a superar los doce meses.

¿Cómo puedo identificarla?

La depresión posparto puede tener varias causas, entre las que se encuentran: cambios corporales que pueden afectar tu autoimagen, cambios en las relaciones familiares, laborales y sociales; falta de tiempos para ocio y/o autocuidado; falta de sueño y preocupaciones asociadas a tu propia maternidad, entre otras. En cuanto al modo en el que afecta a la nueva mamá, existen múltiples signos y síntomas asociados a este cuadro, los que varían de mujer a mujer. Los más frecuentes son: irritabilidad; desánimo; anhedonia, falta de goce de cosas que antes causaban placer; ansiedad; alteraciones de sueño/apetito/libido; falta de energía; llanto repentino y sentimientos de inutilidad y/o culpa. Estos síntomas son propios de los trastornos depresivos; sin embargo, tienen como particularidad su incidencia en la relación madre-bebé y el cómo la mujer se percibe en este rol.


Los factores de riesgo más comunes que potencian la DPP, contemplan escasas redes de apoyo, embarazo adolescente, antecedentes de depresión y dificultades socioeconómicas.


Crownie Tips: Es muy importante contar con una sólida red de apoyo y trabajar arduamente en potenciar tu autoestima, autoconcepto y autoconocimiento, integrando tu rol de madre a ser mujer. Otros aspectos que te ayudarán en este proceso, es tener una buena relación de pareja, siendo fundamental el contacto constante con familiares y amigos/as.


5 vistas

TE ESCUCHAMOS

QUEREMOS SABER DE TI, TUS EXPERIENCIAS, TESTIMONIOS E INQUIETUDES

SÍGUENOS

  • White Instagram Icon

CONTACTO

© 2020 by Crownie Crew

Recurso 1.png
0