Círculos de mujeres madres: Maternando en Tribu

Actualizado: ago 19

“Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos”

¿Sabías que el concepto de crianza en tribu se remonta a tiempos antiguos como una manera de vivir la maternidad acompañada?


Actualmente es muy habitual que tomemos ciertas decisiones a través de los consejos y las experiencias de nuestras abuelas, tías y amigas, con el fin de apoyarnos entre pares en la maternidad y juntarnos para compartir información y establecer vínculos poderosos.

En un hecho que, para la mayoría de las mujeres, la etapa del embarazo constituye una huella imborrable en su vida, tanto en términos físicos como cognitivos, afectivos y relacionales. Considerando la intensidad de este proceso en la vida de cada mujer, se vuelve relevante sostener dicha intensidad en red, y qué mejor que hacerlo con quienes más pueden comprenderte: en conjunto a otras mujeres.


Este bello acto de acompañarse de otras mujeres en el proceso de ser mujer-madre está lejos de ser una práctica nueva; al contrario, sus orígenes se remontan a tiempos ancestrales, presumiblemente a la era paleolítica, donde la arqueología deja entrever que la transmisión de conocimientos circula entre mujeres desde tribus antiguas. Ahora, ¿por qué los círculos de mujeres-madres han resistido tantos cambios histórico-culturales?

La explicación es sencilla y contundente.

Como una “red de sostén”

Agruparse en círculo, sin jerarquías de por medio, supone una horizontalidad que brinda una importante conexión, escucha activa y contención mutua. En una etapa tan intensa como lo es convertirse en mamá -con la respectiva montaña rusa de emociones que ello conlleva- formar parte de un círculo de mujeres o las denominadas tribus, trae la estabilidad necesaria para sostener los cambios que inevitablemente se viven. De este modo, en conjunto, se comparten experiencias, sentimientos y creencias asociadas a la vivencia de ser-madre, que de por sí suele generar sentimientos de soledad e incomprensión.


Dato Crownie: Crear un tejido de maternaje re-significa el moderno sentido de ser mamá, reivindicando un imaginario social de la maternidad en un momento histórico en el que el gestar suele concebirse como proceso individual.

Juntas trabajamos mejor, ¿verdad? Los círculos de mujeres-madres brindan contención emocional, pero no se reduce a ello: más bien, permite transitar el camino a ser mamá bajo el alero de aquellas que viven el mismo proceso, cada una con sus particularidades y singulares biografías. Ello permite transformar un aprendizaje individual en saberes colectivos, constitutivos de la magia de la grupalidad femenina. Es por esto que aquel transitar no solo contiene y orienta, sino que regula: es una ronda que te sostiene cuando te sientes perdida y agotada, y cuando encuentras ese “empuje”, llega tu turno de sostener.


Crownie Tips: ¡Inicia una tribu! Existen distintos tipos y formas de construir o conformar una tribu, ya sean presenciales o virtuales. Algo que podría ayudarte, sería facilitar este espacio por una machi o una psicóloga que se especialice en la etapa de embarazo, parto o puerperio.


Ahora que ya sabes qué es, para qué sirve y cuáles son sus múltiples modalidades: ¡no hay excusa para NO construir tu maternidad junto a un grupo de compañeras! Compartirás una etapa inolvidable con otras mujeres cuyos lazos probablemente perduren por mucho tiempo.


4 vistas

TE ESCUCHAMOS

QUEREMOS SABER DE TI, TUS EXPERIENCIAS, TESTIMONIOS E INQUIETUDES

SÍGUENOS

  • White Instagram Icon

CONTACTO

© 2020 by Crownie Crew

Recurso 1.png
0